fbpx

Shanghái reabriría a mediados de mayo

A medida que se prolonga el confinamiento en Shanghái y aumentan las restricciones en Beijing y otros puntos de China, la disponibilidad de exportaciones sigue siendo un factor importante que afecta a los flujos comerciales. Aunque las autoridades están tratando de reactivar la producción, la fabricación se continúa arrastrando.

Con la capacidad de transporte por carretera de la ciudad reducida en un 45 %, es difícil llevar materiales importados de los puertos a las fábricas o envíos disponibles de las fábricas a los puertos.

Una caída estimada del 20-30% en los volúmenes de exportación desde Shanghái desde que comenzó a aplicarse el confinamiento, mientras que los buques tardan dos día en promedio en ser atendidos.

La Alianza (ONE, Hapag-Lloyd y Yang Ming) canceló 36 recaladas a Shanghái hasta el 14 de abril. El confinamiento también ha provocado una escasez significativa de contenedores de 40 pies y el desvío de contenedores de 20 pies a otros puertos chinos.

Muchas líneas navieras, incluidas Maersk, ONE, Hapag-Lloyd, Mediterranean Shipping Co. y CMA CGM, han suspendido la aceptación de cargas refrigerados y peligrosas en Shanghái, debido a la insuficiencia de espacio de almacenamiento en el puerto de Shanghái para contenedores especializados.

Perspectivas

Las expectativas son que Shanghái reabrirá a mediados de mayo como muy pronto (o en junio) generando un efecto rebota que provocará un aumento en los volúmenes oceánicos que sin duda aumentará la congestión, los retrasos y las tarifas marítimas.

Por MundoMarítimo