fbpx

Puerto de Shanghái opera al 50% por la cuarentena

El cierre en dos fases de Shanghái debía culminar el 5 de abril. Sin embargo, las autoridades chinas lo prolongaron indefinidamente, ya que el último brote no está contenido y continúa una campaña de testeos masivos en la población. La prolongación del cierre está provocando un trastorno mayor del previsto. Aunque los puertos aéreos y marítimos de la ciudad siguen abiertos, la escasez de mano de obra está ralentizando las operaciones.

Además, la disponibilidad de bienes ha disminuido considerablemente, ya que la fabricación y los almacenes están cerrados, y el transporte por carretera es cada vez más limitado debido a las normas de cuarentena y las restricciones de viaje.

Pese a las buenas intenciones, y de acuerdo con Freightos Baltic Index (FBX), el puerto de Shanghái, como el de Yangshan, están operando al 50% de su capacidad, tanto por la escasez de mano de obra como por la falta de carga disponible. Como resultado, algunos expedidores se están desplazando a puertos alternativos como Ningbo cuando es posible, y ya existen informes de líneas navieras que están omitiendo recaladas en el puerto de Shanghái.

La suma de acontecimientos está provocando un creciente retraso de los buques no sólo en Shanghái, sino también en Ningbo.

Se debe recordar que el brote del año pasado en el terminal de Yantian, en el puerto de Shenzhen, ralentizó las operaciones en más de un 70% durante casi una semana y provocó un aumento del 20% en las tarifas marítimas desde China a Estados Unidos y Europa.