fbpx

Baterías de litio agravan el incendio del Felicity Ace

El Felicity Ace está ardiendo de un extremo al otro, todo lo que está cinco metros por encima de la línea de flotación», afirmó su capitán, Joao Mendes Cabeça, que indicó que sería necesario usar equipamiento especializado para luchar contra las llamas, avivadas por las baterías de iones de litio de los modelos electrificados a bordo.

El buque Ro-Ro “Felicity Ace”, que transportaba unos 4.000 vehículos de alta gama, lanzó una alarma de incendio tras detectar fuego en la bodega de carga la mañana de miércoles 16 de febrero. El incidente ocurrió a 170 kilómetros al suroeste de la isla de Faial, cerca de la costa de Azores. La nave será remolcada en los próximos días a otro país europeo o a las Bahamas, según información entregada por el capitán del puerto más cercano el viernes 18 de febrero.

En tanto, los 22 miembros de la tripulación que se encontraban a bordo fueron evacuados el miércoles cuando se produjo el incendio, sin que nadie resultara herido, según informó la marina portuguesa en un comunicado. Se coordinó una operación de rescate a través del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Ponta Delgada con la Armada portuguesa y las naves que pescan en la zona.  La tripulación fue transportada al aeropuerto de Horta por un avión EH-101 del Ejército del Aire portugués.

Los buques remolcadores están en camino desde Gibraltar y Holanda, y tres de ellos arribarán el este miércoles, dijo Cabecas. Añadió que la nave no podía ser remolcada a las Azores porque era tan grande que bloquearía el comercio en el puerto.

El buque de Registro de Panamá, propiedad de Snowscape Car Carriers SA y gestionado por Mitsui O.S.K. Lines Ltd, navegaba desde Emden, Alemania -donde Volkswagen tiene una fábrica- a Davisville, en Estados Unidos, según Maritime Traffic.

Alrededor de 1.100 Porsches y 189 Bentleys estaban a bordo, dijeron los portavoces de las marcas de automóviles. Audi, otra marca de Volkswagen, confirmó que algunos de sus vehículos también estaban en el buque, pero no precisó cuántos.

Finalmente, la Armada portuguesa señala que hasta el momento no se han registrado focos de contaminación en el mar.